7° Domingo después de Pentecostés 2021

Benedicto XVI, Prédica 3.

(Domingo 11 de julio de 2021) P. Altamira.

(Introducción)

Queridos hijos:
Domingo VII después de Pentecostés; en esta Misa se encuentra el famosísimo e importantísimo Evangelio sobre los Falsos Profetas (San Mateo 7,15ss), palabras de Dios Nuestro Señor Jesucristo; los cuales más que nunca pululan hoy “in consummatione saeculi” : “Atténdite a falsis prophetis”: Atténdite.

En los dos últimos domingos habíamos hecho notar esa realidad –tan de Colombia-, de gente, que creemos de buena voluntad y de buena fe, que plantea y difunde que Francisco no es Papa (plantean un “fran-sedevacantismo”), y que en cambio Benedicto XVI sí es un gran católico y un verdadero Papa.
Dijimos no entraríamos en Francisco, pues muchas veces hemos ya hablado de él, pero sí que mostraríamos el error de un planteo así sobre Benedicto (ésta es la tercera prédica). Ello es la postura del fallecido Dr. José Galat (que en paz descanse y rezamos por él nuevamente en esta Misa); es el planteo de su programa de televisión “Un Café con Galat”, y de las personas que iban y participaban de dicho programa.

Expliquemos nuestro desarrollo: En la primera parte, ahondaremos dos de nuestros puntos (cualquiera de ellos es suficiente para terminar con el mencionado planteo sobre Benedicto); agregaremos como tercer punto su “Primer Mensaje”, dado un día después de ser elegido. En la segunda parte, expondremos: (1) “La Nueva Eclesiología de Benedicto XVI” o “Eclesiología como Comunión”. (2) La aprobación como válido de un rito oriental de la “misa” que ni siquiera tiene las palabras de la Consagración (que es lo fundamental para la validez). (3) La declaración conjunta, con los luteranos, sobre la doctrina de la justificación.

(Cuerpo)

Veamos la PRIMERA PARTE.
[ 1 ] Sobre el Concilio Vaticano II, hemos explicado que con él se falsificó toda nuestra Religión Católica, y se creó una nueva falsa religión que ellos llaman “Religión del Concilio”, “Religión Moderna”, “Religión del hombre”, etc. En él, o derivado de él, tenemos: Ecumenismo, la Nueva Eclesiología, la “misa” moderna, los siete sacramentos cambiados, el falso derecho de la libertad religiosa, etc.
El Ecumenismo es el corazón y el alma del Concilio Vaticano II: Todos los cambios se han hecho en vistas a él. Tal vez el más grave es la Nueva Eclesiología, llamada también “Eclesiología como Comunión”.
Los principios y las consecuencias del Concilio han sido condenados por los Papas (el Papa San Pío X, León XIII, Pío IX, Pío XI, Pío XII, etc); de allí se ve que el Concilio Vaticano II no es católico, es herético, contiene herejías. Benedicto acepta, enseña y difunde estas cosas, cayendo él en la herejía o herejías que competen a dicho Concilio y Nueva Religión. Éste solo punto tendría que ser suficiente para esas personas que dicen que Benedicto es el verdadero Papa.

[ 2 ] Segundo: El mencionado Ecumenismo. El Ecumenismo es la esencia del Concilio Vaticano II, y es la esencia de esa falsa Nueva Religión, la cual parece llevará a la religión de la profecía del Capítulo 13 del Apocalipsis –entre otros lugares-: La Religión del Anticristo y del Falso Profeta, “La Religión Mundial”, “La Religión de la Humanidad Unificada”, con la mezcla de todas las religiones de la tierra. Por y para el Ecumenismo, surgió y se enseña la llamada “Nueva Eclesiología como Comunión”, siendo uno de los principales fautores Benedicto XVI, con una “reconciliada diversidad” (término tomado de Oscar Cullman, un ministro protestante), en la cual no se busca la conversión a la única Religión Verdadera: el Catolicismo, sino el llevar todas las religiones hacia una gran organización mundial común, “La Religión Mundial” o “Religión de la ONU”, en la cual cada religión mantenga su identidad y diversidad, pero estando “en comunión” con todas las demás: La Religión de la Humanidad Unificada. De hecho en la reunión del G 20 realizada en Argentina en el 2018, un pastor protestante que participó de las reuniones entre religiones allí desarrolladas, expresó y explicó que en la búsqueda de esta Religión Mundial, cada religión mantendría en el culto privado su identidad propia o particularidad, pero que en el culto en conjunto de todas, o en el culto público, todos debían atenerse a esa religión creada y a crearse; agregó que tenían un plazo de 2 años para realizarla, y propusieron hasta el líder religioso mundial para ella.

Benedicto XVI es un gran defensor y “sostenedor” del Ecumenismo, porque ello está contenido en el Concilio Vaticano II, y porque él mismo ha hecho muchas reuniones ecuménicas, siendo la más famosa “Asís III, año 2011”. Esto va totalmente contra la Fe Católica, contra el Catolicismo, y dice el Magisterio que quien hace esto no es católico, sino que SE APARTA TOTALMENTE de la Religión Católica. Lo veamos en forma literal:
1) El Papa Pío XI condena el Ecumenismo y las reuniones ecuménicas en la Encíclica “Mortalium Ánimos” (año 1928); allí dice que los que hacen tal se apartan totalmente de la Religión Católica (entre otras cosas bien claras y fuertes); lo leo literal: “Tales tentativas [el Ecumenismo y sus reuniones] no pueden, de ninguna manera, obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables… Cuantos sustentan esta opinión, no sólo yerran y se engañan, sino también RECHAZAN LA VERDADERA RELIGIÓN , adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar en el Naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, CUANTOS SE ADHIEREN A TALES OPINIONES Y TENTATIVAS, SE APARTAN TOTALMENTE DE LA RELIGIÓN REVELADA POR DIOS [ en latín: “ab revelata divinitus religione OMNINO recedat”; i.e. se apartan TOTALMENTE del Catolicismo]; y más adelante dirá “de allí es fácil el paso el menosprecio de toda religión o indiferentismo, y al llamado MODERNISMO… [en latín: facile inde gradum fieri ad religionis neglegentiam seu indifferentismum et ad Modernismum]”.
2) El Papa San Pío X mandó redactar el Código de Derecho Canónico; sabemos ya cómo regula dicho Código contra las personas que realizan esas reuniones ecuménicas (“communicatio in divinis” o “in sacris”): Sospechoso de herejía, y posterior declaración de hereje si no hay retractación (cánones 2316, 2315, 2314, etc).
También, este solo punto, el Ecumenismo, debería ser suficiente para esas personas que dicen “Benedicto es el verdadero Papa”.

[ 3 ] Tercer punto: “Nihil novum sub sole: Nada nuevo bajo el sol”. Todo esto ya estaba en Benedicto desde el primer día. Un día después de ser elegido, en su “Primer Mensaje”, fecha 20 de abril de 2005, Benedicto XVI dijo:
-1) Sobre el Concilio Vaticano II que: “[su antecesor] presentó con acierto este Concilio como una brújula… Por eso también yo… quiero reafirmar con fuerza MI DECIDIDA VOLUNTAD de proseguir en el compromiso de la aplicación del Concilio Vaticano II… Este año se celebrará el cuadragésimo aniversario de la clausura… Los documentos conciliares no han perdido su actualidad… sus enseñanzas se revelan particularmente pertinentes ante las nuevas instancias de la iglesia y de la actual sociedad globalizada” (apartado 3). Hasta allí la cita; podemos decir: Más claro, agua.
-2) Allí mismo, Benedicto XVI dice sobre el Ecumenismo que él “se deja interpelar EN PRIMERA PERSONA por esa exigencia y ESTÁ DISPUESTO A HACER TODO LO POSIBLE PARA PROMOVER LA CAUSA PRIORITARIA DEL ECUMENISMO” (apartado 5).
-Damos el link del Vaticano para que busquen esto: https://www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/messages/urbi/documents/hf_ben-xvi_mes_20050420_missa-pro-ecclesia.html
Estos dos temas tendrían que ser suficientes para esas personas que participaban del programa de Galat. Y como hay gente buena que no cree estas cosas, daremos además, con la prédica, una galería de fotos que hizo un feligrés sobre estas cosas y Benedicto (incluyendo cuando él da la Comunión, ¡y en la mano!, a un no-católico: a Roger Schutz, jefe de una secta protestante-ecuméncia, situada en Taizé, Francia; también cuando, siendo sacerdote, no usaba sotana sino “saco y corbata”).

SEGUNDA PARTE.
Tres temas aquí: (1) “La Nueva Eclesiología de Benedicto” o “Eclesiología como Comunión”. (2) La aprobación como válido de un rito oriental de la “misa” que ni siquiera tiene las palabras de la Consagración (que es lo fundamental para la validez). (3) La declaración conjunta, con los luteranos, sobre la doctrina de la justificación (que es el punto más claro de oposición entre la Fe Católica y la herejía de los luteranos o protestantes).

[ 1 ] Primer Punto: “La Nueva Eclesiología de Benedicto” o “Eclesiología como Comunión”.
Este punto es fundamental, y es una derivación-consecuencia-y-necesidad del Ecumenismo.
La verdadera Eclesiología es la ciencia que estudia la naturaleza o esencia de la Iglesia Católica. ¿Y cuál es la naturaleza de la Iglesia Católica?
Estas enseñanzas están expuestas desde siempre por el Magisterio y la teología; entre tantos, el Papa León XIII, en la Encíclica “Satis Cógnitum”, expresa –simplemente- que la Iglesia Católica tiene la naturaleza que Dios, su fundador, le dio. De allí que la Iglesia Católica es lo que es, según Dios ha dispuesto; y no es lo que los hombres (o Benedicto) quieren decir o crear o elucubrar que Ella sea. Repetimos y avanzamos: La Iglesia Católica es lo que es, según Dios ha dispuesto; Ella tiene una naturaleza o esencia muy fija y determinada, que Dios Nuestro Señor Jesucristo le dio, pues Él es su creador-fundador.
La Iglesia Católica tiene la siguiente naturaleza: Ella es una sociedad religiosa, perfecta, la única Religión Verdadera, la única Religión de Dios, el único medio de salvación, y por lo tanto decir “Iglesia Católica” es absolutamente lo mismo que decir “Iglesia de Cristo”, “la Iglesia Católica es la única Iglesia de Cristo”, su fundador, Dios, el cual sólo a Ella creó. De esto se deriva que todas las otras religiones son “falsas religiones”, y por lo tanto ellas no son medios de salvación. Por otro lado, la Iglesia Católica tiene una máxima autoridad que es el Papa, y de allí el Papado y su primacía. Todas estas cosas han sido dispuestas por Dios Nuestro Señor Jesucristo en la naturaleza de la Iglesia, por eso se habla de “la constitución divina de la Iglesia Católica”.
Lo anterior, que es la verdadera naturaleza de la Iglesia de Cristo o Iglesia Católica, es absolutamente incompatible con el Ecumenismo. Por ello, ya desde comienzos del Siglo XX, los herejes del Modernismo, comenzaron a elaborar una “Nueva Eclesiología”, la cual fue después incorporada en el Concilio Vaticano II, y ha sido, y es, el vehículo para hacer y lograr el Ecumenismo de las religiones.
¿Qué sostiene “La Nueva Eclesiología”? Éstas son algunas de sus herejías:
-1) “La Iglesia de Cristo” no es la misma cosa que la Iglesia Católica, pues “La Iglesia de Cristo” está conformada también por otras iglesias no católicas.
-2) Dentro de “La Iglesia de Cristo” está, como una de sus partes, la Iglesia Católica, la cual tiene la plenitud de los elementos.
-3) “La Iglesia de Cristo” también está conformada por las iglesias no católicas, porque éstas también tienen elementos de dicha “Iglesia de Cristo” (como algunas doctrinas, sacramentes válidos –v.gr. los ortodoxos-, etc), si bien dichas iglesias no tienen la plenitud de los elementos.
-4) Por lo anterior, las iglesias no católicas son verdaderas “iglesias particulares” –así son llamadas- y “La Iglesia de Cristo” está formada por ellas más la Iglesia Católica.
-5) Las iglesias no católicas también son medios de salvación, gracias a esos elementos que tienen de la Iglesia de Cristo.
-6) La Iglesia una, santa, católica, y apostólica se hace presente cada vez que esas iglesias celebran una “Eucaristía” (no “Santa Misa”) válida.
-7) Estas iglesias, aunque no reconozcan al Papa, el Papado y su primacía, son parte y miembros de la Iglesia de Cristo.
-8) Todas las religiones llevan a Dios en forma más o menos directa, y por eso todas tienen valor.
-Estas ideas y conceptos son llamados por Benedicto XVI: “Eclesiología como Comunión.
-Todas las ideas expuestas son heréticas, y los que las sostienen caen en la herejía. Recuerden las enseñanzas de los Papas y de los santos sobre la herejía (prédica 1).
Veamos dos citas con palabras de Benedicto, cuando él era el jefe o prefecto de la Congregación para la Fe.

Escuchemos ahora qué han dicho los Papas en el Magisterio, sus documentos y Encíclicas sobre estos mismos temas:
1) El Papa Pío IX: Carta del Santo Oficio al Episcopado inglés, año 1864: “Esta [novedad] puede ser resumida en esta proposición, que la verdadera IGLESIA DE CRISTO está constituida, por una parte por la Iglesia Católica… y por la otra por el cisma de Focio [religión ortodoxa] y por la herejía anglicana [religión anglicana], y éstas, ambas, tienen con la Iglesia de Roma, el mismo Señor, la misma Fe…”. El Papa Pío XI también dice: “Esta novedad es tanto más peligrosa porque se presenta bajo las apariencias de piedad y ansiosa solicitud por la unidad de la Sociedad Cristiana. El fundamento sobre el cual esto está construido es tal, que destruye de un solo golpe la constitución divina de la Iglesia”. Fíjense, que lo que el Papa aquí rechaza, es lo que enseña Benedicto y su “Nueva Eclesiología”. ¿En qué queda Benedicto?

2) El Papa Pío I X: Nuevamente, y en la Carta “Iam vos omnes”, a los protestantes y otros no católicos, año 1868, dice: “ninguna de estas sociedades [las religiones no católicas], tampoco todas ellas juntas, en manera alguna constituyen o son aquella Iglesia Católica UNA, que Nuestro Señor fundó y estableció… Tampoco se puede decir que estas sociedades [las religiones no católicas] sean partes o miembros de la misma Iglesia…”. Otra vez: La Doctrina Católica enseña lo opuesto a Benedicto, ¿cómo queda él?

3) El Papa León XIII: Encíclica “Satis cógnitum”, año 1896; dice: “LA IGLESIA DE CRISTO, por lo tanto, es una y la misma siempre; aquellos que la abandonan se alejan de la Voluntad y Mandamiento del Señor, abandonando el camino de la salvación, y ellos entran en el camino de la perdición… el que abandona LA IGLESIA DE CRISTO no puede llegar a los premios de Cristo…”. En otra parte: “ella [la Iglesia Católica] ha visto como rebeldes y expulsados de la categoría de hijos, a todos los que mantienen creencias diferentes a Ella en cualquier punto de doctrina. [El Papa da ejemplos de herejes:] Los arrianos, los montanistas, los novacianos, los cuatordecimanos, los eutiquianos, ellos ciertamente no rechazaron toda la doctrina católica, sino que abandonaron solamente algunos puntos de ella. Aún así, quién ignora que fueron declarados herejes y quitados del seno de la Iglesia… No hay nada más peligroso que esos herejes que admiten casi toda la doctrina…”
-Allí tienen tres ejemplos para ver cómo la Doctrina Católica es lo opuesto a la Nueva Eclesiología de Benedicto XVI; las citas de los Papas serían interminables.
Esto también tendría que ser suficiente para esas personas que participaban del programa de “Un Café con Galat” y argumentan como dijimos sobre Benedicto.

[ 2 y 3 ] Ciertamente teníamos hecho trabajo, subrayados, algunos estudios con el Padre Pío, etc, sobre los dos puntos faltantes, pero no hay tiempo. Entonces un simple bocadillo o simple enunciado de cada uno, y en otras prédicas (veremos cuándo) tendrán el desarrollo más in extenso:
Punto (faltante) 2: La aprobación como válido de un rito oriental de “Eucaristía” como válido, el cual ni siquiera tiene las palabras de la Consagración (que es lo fundamental para la validez). El 20 de julio de 2001, la Congregación para la Doctrina de la Fe, emitió un documento, su jefe o prefecto era Benedicto siendo todavía Joseph Ratzinger, y en dicho documento aprueba el rito mencionado. El documento se llama “Directrices para la admisión a la Eucaristía entre la iglesia caldea y la iglesia asiria oriental”, y el problema en cuestión está referido a la “Anáfora Addai-Mari”. Tendrán, con el favor de Dios, en algún momento toda una prédica sobre esto y las justificaciones que allí pusieron; también hemos si Dios permite una prédica sobre el siguiente punto tercero.
Punto (faltante) 3. El documento se llama “Declaración Conjunta sobre la doctrina de la justificación entre católicos y luteranos”, su fecha es 31 de octubre de 1999; allí están las antiguas enseñanzas del hereje Martín Lutero, las mismas que fueron condenadas solemnemente por el Concilio de Trento;
pero a pesar de ello Benedicto XVI (siendo entonces el prefecto o jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe) fue uno de los intervinieron en la redacción de dicho documento. Esta información es absolutamente pública y sin dificultad ustedes pueden disponer de ella.

(Conclusión)1

Terminamos con la frase recurrente: Uno solo de estos puntos es suficiente para dejar la tesis del grupo del Dr. Galat a favor de Benedicto. ¿Por qué hacemos estas explicaciones? Nuestra intención es que dichas personas, que parecen de buena voluntad, vean estas cosas. La consigna es poder ayudar a todo prójimo, como dijimos el domingo pasado con el Padre Castellani: “ayudar a quienquiera”.

AVE MARÍA PURÍSIMA.

1 Para realizar esta prédica hemos utilizados distintos trabajos publicados a través de los años por Mons. Donald Sanborn.