Etiqueta: Preparar el Camino

2° Domingo de Adviento 2017

Preparar el camino, San Juan Bautista- Jeremías.

(Domingo 10 de diciembre de 2017) P. Altamira.

(Introducción)

Queridos fieles:

Estamos en el Segundo Domingo de Adviento. Este año 2017, tan particular por tantos motivos, en la Liturgia Católica llevará sólo 3 domingos de Adviento, lo cual –me permito decir- es rarísimo, ya que siempre se celebran los cuatro: el que tocaría para el cuarto, este año coincide con “El 24 de Diciembre: Vigilia de Navidad”, y prevalece al mencionado Domingo Cuarto.

¿Cómo distribuye la Iglesia Católica sus enseñanzas en esta época previa a Navidad? El Primer Domingo de Adviento está reservado para el ya mencionado “Apocalipsis Sucinto”, Evangelio de San Lucas, los eventos del final de los tiempos. Y los otros tres domingos, los Evangelios de la Misa nos narran episodios que tienen que ver con la figura de San Juan Bautista. Hoy San Mateo (11,2-10):

“Quid existis in desertum videre? ¿Qué salisteis a ver al desierto?… Sed quid existis videre? Prophetam?: Pero qué salisteis a ver, ¿un profeta? Etiam dico vobis et plus quam prophetam: Sí os digo y más que profeta. Hic est enim de quo scriptum est: Ecce ego mitto angelum meum ante faciem tuam, qui praeparabit viam tuam ante te: Éste es de quien está escrito [Malaquías 3,1]: He aquí que yo envío mi ángel delante de tu faz, EL CUAL PREPARARÁ TU CAMINO ANTES DE TI”.

La gran misión de San Juan Bautista era PREPARAR EL CAMINO, preparar la llegada de Dios Nuestro Señor Jesucristo en los corazones de las almas: “Preparará tu camino antes de ti. Tres domingos, de cuatro, reservados para la figura de este santo y su misión.
A San Juan Bautista se lo compara con otros personajes del Antiguo Testamento, se lo compara con el Profeta Elías, también con el Profeta Jeremías. Queríamos basarnos en el último nombrado y sacar algunas aplicaciones prácticas que pudieran servirnos. Veamos.

(Cuerpo)

En cuanto a la vocación o llamado de Jeremías, la comparación es casi directa: Muchos de los padres antiguos han enseñado, basados en la Sagrada Escritura, que Jeremías también fue santificado dentro del vientre de su madre, como San Juan Bautista:
(Jeremías cap 1,1ss) “Palabras de Jeremías, hijo de Helcías, de los sacerdotes que habitaban en Anatot, en tierra de Benjamín… (4) Me habló Dios en estos términos: (5) Priusquam te formarem in utero, novi te: Antes de formarte en el útero, te conocí; et antequam exires de vulva, sanctificavi te: Y ANTES DE QUE SALIERAS DEL SENO TE SANTIFIQUÉ, et prophetam in gentibus dedi te: y te he constituido profeta entre las naciones.

La narración de la vocación del Profeta San Jeremías sigue diciendo:

6 Et dixi : A, a, a, Domine Deus, ecce nescio loqui, quia puer ego sum: Y yo dije: Ay, ay, ay Dios mi Señor, he aquí que yo no sé hablar, porque soy un adolescente. 7 Et dixit Dominus ad me: Noli dicere: Puer sum : quoniam ad omnia quæ mittam te ibis, et universa quæcumque mandavero tibi loqueris: Y el Señor me dijo: No digas “soy un adolescente”, porque a todas las cosas que Yo te envíe, irás, y hablarás todas las cosas cualesquiera que Yo te haya mandado. 8 Ne timeas a facie eorum, quia tecum ego sum ut eruam te, dicit Dominus: No temas el rostro de ellos, porque Yo estoy contigo para librarte, dice el Señor. 9 Et misit Dominus manum suam, et tetigit os meum, et dixit Dominus ad me : Ecce dedi verba mea in ore tuo: Y el Señor extendió su mano, y me tocó mi boca, y me dijo el Señor: He aquí que Yo te he dado mis palabras en tu boca: 10 ecce constitui te hodie super gentes et super regna, ut evellas, et destruas, et disperdas, et dissipes, et ædifices, et plantes: He aquí que Yo te he constituido hoy sobre las naciones y sobre los reinos, para que arranques, y destruyas, y disperses, y quites, y edifiques, y plantes”.

San Juan Bautista fue enviado antes de la llegada de Dios para preparar el interior de las almas, para que estén puras y bien dispuestas para recibir al Mesías.
San Jeremías tiene un misión más social, civil, más ante el Reino de Judá, para mostrarle que por traicionar a Dios, por dejar a Dios, por ir a las religiones falsas y tras dioses falsos, le ocurren todos esos castigos que padecía y que padeció. Pero estas figuras que usa Jeremías para mostrar a Israel y a la Nación Judía su mal contra Dios, imágenes bastante fuertes, se pueden aplicar a cualquiera de nosotros cuando cometemos pecado, todo pecado es algo contra Dios, y en particular el pecado mortal. Son imágenes –decíamos- bien fuertes sobre Israel y la Nación Judía que abandonan a Dios, pero nosotros hacemos lo mismo con nuestros pecados. Escuchemos la Palabra de Dios en la Sagrada Escritura al relatar estas cosas. Comienza con los pecados de Israel, y luego se referirá al Reino de Judá:

(Jeremías, capítulo 2) “Pasmaos, oh cielos, de esto, horrorizaos y quedad atónitos en extremo, dice Dios. Porque dos maldades ha cometido mi pueblo: ME HAN ABANDONADO A MÍ, FUENTE DE AGUAS VIVAS, PARA EXCAVARSE CISTERNAS, CISTERNAS ROTAS, QUE NO PUEDEN RETENER EL AGUA… TU MISMA MALDAD TE CONDENARÁ, Y TU MISMA APOSTASÍA TE VA A CASTIGAR…
YA DESDE TIEMPO MUY ANTIGUO (…) DIJISTE: NO QUIERO SERVIR [A DIOS]. Porque sobre todo collado elevado y bajo todo árbol frondoso te acostaste como ramera. Y Yo te había plantado cual vid selecta… Por más que te laves con nitro, y por mucha lejía que emplees, tu iniquidad queda grabada delante de Mí… MIRA TUS CAMINOS EN AQUEL VALLE, RECONOCE LO QUE HAS HECHO, DROMEDARIA LIVIANA QUE CORRE DE UN LADO A OTRO, ASNA SALVAJE, ACOSTUMBRADA AL DESIERTO, QUE EN EL ARDOR DE SU PASIÓN OLFATEA EL VIENTO; ¿quién podrá contener el celo de ella? Ninguno de los que la buscan necesita fatigarse, en el mes de su celo la hallará… pero tú dices: Es inútil, amo a los extraños y tras ellos me voy…
// CUANDO LES TOCA LA CALAMIDAD DICEN: LEVÁNTATE Y SÁLVANOS [SEÑOR]… ¿Por qué entráis conmigo en juicio? Todos os habéis rebelado contra Mí… En vano he castigado a vuestros hijos, ellos no hicieron caso de la corrección…”.

(Capítulo 3) “tú fornicaste con muchos amantes, no obstante ello, vuélvete a Mí [cambia, deja tu pecado]…
ALZA TUS OJOS A LOS COLLADOS Y MIRA: ¿HAY LUGAR DONDE NO TE HAYAS PROSTITUIDO? TE SENTABAS JUNTO A LOS CAMINOS… EN ACECHO DE LOS PASAJEROS, Y CONTAMINASTE LA TIERRA CON TUS FORNICACIONES Y MALDADES…
Vio esto tu hermana, la pérfida Judá; y vio también que a causa de todos sus adulterios que había cometido la apóstata Israel, Yo la había despedido dándole el libelo de repudio; y con todo no se amedrentó su hermana, la pérfida Judá, sino que fue y fornicó también ella. Con su tumultuosa fornicación contaminó la tierra, cometiendo adulterio con la piedra y con el leño…”.

¿Cuál es el sentido literal directo de estas palabras? Dios a través del Profeta Jeremías, con estas imágenes muy duras, echa en cara al pueblo elegido, al Reino de Israel y al Reino de Judá, la apostasía, el dejar a Dios, el dejar al verdadero Dios, para irse tras dioses falsos, dioses y “religiones” falsas, como hoy las sectas protestantes mal llamadas “cristianas”, y si quieren la falsa Iglesia Moderna de Francisco (aunque aquí hay miles, tal vez millones de almas engañadas de buena fe).
Dios expresa, para la Nación Judía, esa traición con imágenes de la fornicación, prostitución, y adulterio. ¿Por qué? Porque el amor que Dios tiene a su pueblo elegido es tan grande, que la traición de éste, por ir tras otros dioses y religiones, es tan grave, que se compara con la traición al padre, a la propia dignidad, y al marido; como cuando se hacen los pecados que recién nombramos.
Traslademos eso a las almas: Cuando un alma peca, cuando hace un pecado mortal, independientemente de cuál exactamente haya sido, siempre está cambiando a Dios por otra cosa. Y así, consciente o inconscientemente, esa persona está haciendo su propio dios en aquello en que peca, dejando de lado al verdadero Dios. De allí que la comparación se pueda aplicar también a cualquier alma.

El trabajo del Profeta Jeremías (decíamos hace unos momentos) era más social y civil: Tratar que el Reino de Judá deje de traicionar y dejar de lado a Dios, a cambio de otros dioses. El Profeta Jeremías tenía que tratar de convertir la nación hacia Dios.
El trabajo de San Juan Bautista, el Precursor, era más individual: Tratar que las personas individuales dejen de traicionar y dejar de lado a Dios por sus pecados mortales, que son como buscar otros dioses. San Juan Bautista tenía que tratar de convertir las almas hacia Dios, hacia la Primera Venida de Dios.
Jeremías no tuvo mucho éxito. San Juan Bautista tampoco. Pero cumplieron con su deber. Y cada uno de los interpelados o llamados “al banquete” sabrá. La responsabilidad de las almas es individual y es ante Dios.

Los textos de la Sagrada Escritura, los recién nombrados, y todos sin duda, han sido escritos para nuestra enseñanza, para nuestra lección, para que seamos aleccionados. Así lo manifiesta la Epístola de la Misa de este domingo: [Romanos 15,4] “Fratres: Quæcumque enim scripta sunt, ad nostram doctrinam scripta sunt : ut per patientiam, et consolationem Scripturarum, spem habeamus: HERMANOS: TODAS LAS COSAS QUE HAN SIDO ESCRITAS, PARA NUESTRA ENSEÑANZA HAN SIDO ESCRITAS: PARA QUE POR LA PACIENCIA Y LA CONSOLACIÓN DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS, TENGAMOS ESPERANZA”1.

(Conclusión)

Se acerca la Navidad, la Santa Iglesia Católica recuerda el Nacimiento de Dios en la tierra, su Primera Venida.
El Bautista y Jeremías intentaban preparar las almas y las Patrias para Dios, para que lo recibieran o para que volvieran a Él. El mundo moderno ayuda de más en más para que cualquiera cambie a Dios por otra cosa, por su pecado, por su bagatela, por cualquier cosa.
En tan sólo 15 días será la Navidad. La Novena quiere también que ustedes se conviertan a Dios, que reciban a Dios, que ustedes estén en estado de gracia, que se confiesen.

Ustedes sabrán si repiten la falta de eco al llamado de Dios, la cual se renueva hace 2.000 años desde el Bautista, y todavía antes desde Jeremías. O: Si quieren ser de los pocos que, con un corazón puro y sincero, ACOGEN A DIOS y pueden recibirlo en la Santa Comunión.
Tenemos un llamado constante a la conversión. En la Liturgia, textos hermosísimos en ese sentido. La semana pasada, en el comienzo del Adviento, así nos interpelaba la Santa Madre, Iglesia Católica, en los textos de la Misa:

[Epístola Domingo Primero Adv.] “Fratres: Scientes, quia hora est jam nos de somno surgere: HERMANOS: YA ES HORA DE DESPERTAR. Nunc enim propior est nostra salus, quam cum credidimus: PUES AHORA ESTÁ MÁS CERCA NUESTRA SALVACIÓN, QUE CUANDO EMPEZAMOS A CREER. Nox præcessit, dies autem appropinquavit. Abjiciamus ergo opera tenebrarum, et induamur arma lucis: HA PASADO LA NOCHE, PERO EL DÍA SE HA ACERCADO. POR LO TANTO, ARROJEMOS LAS OBRAS DE LAS TINIEBLAS [NUESTROS PECADOS], Y VISTAMOS LAS ARMAS DE LA LUZ [LAS OBRAS DE DIOS, LA VIDA HERMOSA PARA DIOS Y SEGÚN DIOS]. Sicut in die honeste ambulemus: CAMINEMOS HONESTAMENTE, COMO DE DÍA: non in comessationibus, et ebrietatibus, non in cubilibus, et impudicitiis, non in contentione, et æmulatione: NO EN FESTINES (o: FRANCACHELAS, u: ORGÍAS: todas estas cosas significa la palabra latina “comessatio”), NI EMBRIAGUECES, NO EN LOS CUBILES NI EN LOS PECADOS DE IMPUREZA (DESHONESTIDADES), NO EN LAS PELEAS NI EN LAS ENVIDIAS: sed induimini Dominum Jesum Christum: SINO REVESTÍOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO(Romanos 13,11-14).

AVE MARÍA PURÍSIMA.

1 Y el versículo 5 decía: Deus autem patientiæ et solatii det vobis idipsum sapere in alterutrum secundum Jesum Christum: EL DIOS DE LA PACIENCIA Y DEL CONSUELO OS DÉ SENTIR UNA MISMA COSA ENTRE VOSOTROS SEGÚN JESUCRISTO.