1er Domingo de Adviento 2016

Sermón, Las Dos Mujeres del Apocalipsis.

(Domingo 27 de noviembre de 2016)  P. Altamira.

(Introducción) 

Queridos hijos: 

 La semana pasada les explicábamos que la Santa Iglesia Católica pone, en estos dos domingos seguidos, las dos versiones del llamado  “Apocalipsis Sucinto”, las pone en los Evangelios de estas dos Misas (la semana pasada San Mateo, hoy San Lucas).1  La Iglesia Católica quiere que sus sacerdotes prediquemos sobre el Apocalipsis, la gran época, la época actual.  Continuemos entonces tratando de aprender algunas cosas, siguiendo al Padre Leonardo Castellani (+1981). 

(Cuerpo 1: La visión de “LAS DOS MUJERES DEL APOKALYPSIS”) 

 Veamos otra de las “visiones” del Apocalipsis, tomada del otro libro del Padre Castellani: “Los Papeles de Benjamín Benavides”, libro  escrito en el año 1947, escrito en época del Papa Pío XII. Es el tema de “Las Dos Mujeres” (3ª parte del libro, capítulo 1): “Las Dos Mujeres. Hacia el término del Apokalypsis aparecen en él dos mujeres misteriosas… La mujer significa en la Escritura constantemente  Israel, es decir, la religión

Dios apostrofa a su pueblo como a una adúltera o lo requiebra2[le hace piropos] como a una novia. 

Las Dos Mujeres del Apokalypsis representan la religión en sus dos polos extremos, la religión corrompida [nosotros decimos: la falsa Religión  del Concilio Vaticano II] y la religión fiel [el verdadero Catolicismo], la Forneguera [o Fornicadora] sobre la Bestia Roja y la Parturienta vestida  del sol de la Fe3 

San Juan vio en la frente de la Ramera [o Fornicadora] la palabra “misterio”, y dice que se asombró sobremanera, y el Ángel le dice: “Ven y te  explicaré el arcano de la bestia”. Es el Misterio de Iniquidad, [es] la “abominación de la desolación”; la parte carnal de la Iglesia ocultando,  adulterando y aun persiguiendo la Verdad, Sinagoga Sátanae, Sinagoga de Satanás” [la falsificación de nuestra Religión Católica; lo que hicieron con Vaticano II, y agravaron hasta hoy]. 

(Cuerpo 2: La visión de “LA GRAN RAMERA DEL APOKALYPSIS”) 

 Hagamos un “excursus” o una insistencia con “La Gran Ramera del Apokalypsis”. Primero escuchemos la Sagrada Escritura (capítulo 17): “Y vino uno de los Siete Ángeles que tienen las siete redomas, y me habló diciendo: Ven que he de mostrarte ya la condena de la Gran Ramera  que sede sobre muchas aguas, con quien fornicaron los Reyes de la tierra, y se embriagaron con el vino de su fornicación. Y me llevó en  espíritu al desierto. Y VI UNA MUJER SENTADA SOBRE UN BESTIA ROJA llena de palabras de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba revestida de púrpura y de grana y dorada con oro y piedras finas y perlas. 

Y llevaba en su mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y las inmundicias de su fornicación. 

Y en su frente grabado este nombre: MISTERIO, Babilonia la grande, Madre de las Prostituciones y Asquerosidades de la Tierra. Y vi a la mujer ebria de la sangre de los santos y de la sangre de los mártires de Jesús; Y AL VERLA ME ASOMBRÉ CON GRANDE ASOMBRO. Mas el ángel me dijo: ¿Por qué te has asombrado? Yo te diré el Misterio de la Mujer y de la Bestia que la lleva…” 

 En alguna otra prédica les daremos todo el texto, que es extenso, y una mayor enseñanza sobre “La Mujer sobre la Bestia”. Mas hoy,  del libro del Padre Castellani, “El Apokalypsis de San Juan”, año 1963, les compartimos estas enseñanzas: (resumen) “La sangre no emborracha, no produce euforia ni ufanía [la Mujer estaba ebria de la sangre de los santos y de los mártires]. Los  romanos salían tristes del Anfiteatro después de aquellas orgías de sangre y muertes, nos dice Tertuliano. La Mujer Perdida [la Prostituta  sobre la Bestia] se glorifica a sí misma ahora, con la sangre de los mártires y las loas de los santos; se ufana y emborracha con ellas… La  religión adulterada [la religión falsificada] hace gala de la fama de los antiguos santos muertos; y persigue a los santos vivos… El actual  “Modernismo religioso” se apropia de las glorias terrenas de la Religión: de las catedrales góticas y románicas… el Poverello de Asís [San  Francisco de Asís]… Santa Teresa y San Juan de la Cruz… Explotadores de la religión que plantaron otros…” [Francisco hace exactamente esto;  hasta con el nombre de San Francisco de Asís]. 

 ¿Por qué se asombró “con grande asombro” San Juan, al ver “El Misterio” de esa mujer? Tal vez porque no podía creer ni entender lo  que estaban viendo sus ojos, tal vez porque veía la Religión de Dios Nuestro Señor Jesucristo, la Religión Católica, falsificada. En otra  prédica trataremos de ver, Dios mediante, más profundamente sobre esto del asombro de San Juan, etc. 

(Cuerpo 3: Volvamos a “Los Papeles de Benjamín Benavides”) 

 Pero volvamos al primero de los libros, el libro del año 1947, y escuchemos un poco más: 

“San Juan vio en la frente de la Ramera la palabra “misterio”, y dice que se asombró sobremanera, y el Ángel le dice: “Ven y te explicaré el  arcano de la bestia”. Es el Misterio de Iniquidad, [es] la “abominación de la desolación”; la parte carnal de la Iglesia ocultando, adulterando y aun persiguiendo la Verdad… Por eso la parte fiel de la Iglesia padecerá entonces “dolores como de parto”, y el Dragón estará a punto de  

tragar a su hijo, que sólo se salvará por milagro, y ella se salvará solamente huyendo a La Soledad con dos alas de águila, y aun allí la  perseguirá la riada de agua sucia y torrentosa que el Dragón lanzará contra ella… 

[Volviendo a la Mala Mujer, la religión adulterada, falsificada:] La esposa comete adulterio… cuando –como Israel un día- busca la alianza de  un poder terrenocuando reconoce al mundo como una realidad “muy ponderable”… cuyo agrado y benevolencia solicita, “jam moechata  est in corde suo” [“ella ya cometió adulterio en su corazón”]. Esto es lo que llama el profeta “fornicar con los reyes de la tierra”… FORNICAR CON LOS REYES DE LA TIERRA significa poner a los poderes de este mundo en lugar de Dios. Primero se fornica en el corazón  desfalleciendo en la Fe; después en los hechos, faltando a la Caridad. El error fundamental de nuestra práctica actual –y aun de la teoría a  veces- es que amalgamamos el Reino y el Mundo, lo cual es exactamente lo que la Biblia llama “prostitución” [recuerden los parabienes de  Benedicto XVI porque, con el Concilio Vaticano II, “la Iglesia” asimiló dos siglos de cultura liberal; eso es lo que acabamos de leer  “amalgamar el Reino de Dios y el Mundo: prostitución”]… Un católico4tentado me decía: “Estamos peor que en tiempos de Cristo. Entonces se podía decir: haced todo lo que os dijeren. Ahora no”.

1La semana pasada: San Mateo cap 24,15-35. Hoy: San Lucas cap 21,25-33 

2Requebrar (verbo transitivo): Dirigir requiebros, piropos, a una persona. Sinónimos: piropear. 

3Otra parte muy interesante del resumen que hicimos allí decía: “Estos dos aspectos son perfectamente distinguibles para Dios, pero no siempre para nosotros. La cizaña se parece al trigo y no será separada hasta la Siega… Una  prostituta no se distingue en la naturaleza ni en la forma de una mujer honesta. Sigue siendo mujer, no se vuelve bestia”. La dificultad de distinguir es real. Miren si no cómo argumentan Mons. Williamson, los Dominicos de  Avrillé, Mons. Tomás, Mons. Faure, etc (“se distinguen pero están juntas sin separarse”), lo cual se nos presenta a nosotros como un claro error por parte de ellos. Quien conozca más a fondo la obra del Padre Castellani en este  tema de las dos “Iglesias”, su libro posterior del año 1963 ut infra en la prédica, y sus sermones de los años sesenta, podrá tener más profundidad en la cuestión, aunque no nos sentimos capaces de decir si el padre terminó de  dar una palabra final en este tema. Mons. Lefebvre hablaba claramente de que la Iglesia del Concilio Vaticano II es otra cosa que “no es la Iglesia Católica”, que esa falsa Iglesia no tiene las notas del Catolicismo. Nosotros nos  hemos preguntado en la prédica de la semana pasada: “¿Dónde está entonces la Iglesia Católica?”: Pues en cualquier católico, esté donde esté, que guarde las cuatro notas. La Iglesia del Concilio es “objetivamente” otra religión,  y quiénes están allí (muchos sin culpa) están “objetivamente” en otra religión (como un protestante que “sin culpa” estuviera en su Protestantismo, pero evidentemente, y “objetivamente”, estaría y está en otra cosa que no es  la Iglesia Católica.

 Y el remate de la enseñanza del Padre Castellani aquí, en este capítulo: 

“El significado concreto y ya esjatológico de Las Dos Mujeres es éste, según parece: 

La Mujer Celestial y Afligida es el Israel de Dios, Israel hecho Iglesia [Católica]; y concretamente el Israel convertido de los últimos tiempos. La Mujer Ramera y Blasfema es la religión adulterada [falsificada] ya formulada en Pseudo Iglesia en los últimos tiempos, prostituida a los  Poderes de este mundo y asentada sobre la formidable potencia política y el tiránico imperio del Anticristo…”. 

 Dos paréntesis nuestros: La Buena Mujer, “La Parturienta con el Sol de la Fe”, “La Mujer Celestial y Afligida”, es el capítulo 12 del  Apocalipsis. Segundo paréntesis: El Padre Castellani pensaba, en el año 1947, y con un buen Papa como Pío XII, que ese “católico  tentado” se equivocaba. Nos animamos a decir que ya no era su pensamiento para el año 1963, en su segunda obra, y con Paulo VI y el  Concilio Vaticano II de por medio, y menos aun si uno lee sus prédicas de finales de los años 60’. Pensamos que hoy, su “católico  tentado” tenía razón: En la época de Cristo, Dios Nuestro Señor pudo decirnos: “haced como ellos dicen, pero no como ellos hacen”. ¿Se  imaginan hoy, si nosotros hiciéramos como Francisco “nos dice” que hagamos? Dejaríamos de ser católicos ( ! ). El “católico tentado” de  los años 40’ tenía razón, por lo menos para lo que se vino “después” de esos años 40’. 

 Hoy no podemos hacer ni como ellos dicen, ni como ellos hacen”, porque eso ya no es el Catolicismo. 

(Conclusión) 

 Terminamos con algo de actualidad, relacionado con lo que hemos dicho. Disculpas; debemos repetir lo de Francisco en Suecia.  Cuando Francisco hizo esas cosas tan graves, el 31 de octubre, Mons. Fellay (el supuesto sucesor de Mons. Lefebvre)  vergonzosamente no dijo una sola palabra. Muy extraño el silencio de Mons. Fellay… 

 Ante cosas tan graves como lo de Suecia, “el jefe” tiene que hablar, “el jefe” tiene que censurar a Francisco.  Francisco no es católico ni está en el Catolicismo. Siguiendo a Francisco, ahora “los católicos” -entre comillas- festejamos “Los 500  Años de la Herejía del Protestantismo”, festejamos “La Reforma Protestante”: 

Leemos lo que firmó oficialmente: Con corazones agradecidos. Con esta Declaración Conjunta, expresamos gratitud gozosa a  Dios por este momento de oración en comúncuando comenzamos el año en el que se conmemora el quinientos aniversario  de la Reforma… [Y en otro apartado:] estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a  través de la Reforma5. Ahora su discurso: “Con gratitud reconocemos que la Reforma ha contribuido a dar mayor  centralidad a la Sagrada Escritura en la vida de la IglesiaLutero: La experiencia espiritual de Martín Lutero nos interpela6. Lo decimos de nuevo: Francisco no es católico. 

 Que Mons. Fellay no diga nada ante cosas así, es inadmisible. Y esto ya antes de “firmar” el Acuerdo con Francisco; imagínense  después haberlo firmado. 

 ¡Pero cómo iba a decir algo, si estaba a pocos días, muy pocos, de que Francisco expidiera un nuevo documento “a favor» de la  Fraternidad San Pío X, diciendo al mundo entero que él extendía y prorrogaba los poderes para que los sacerdotes de dicha  comunidad puedan seguir confesando! (fue el lunes pasado, 21 de noviembre). Qué vergüenza; cuánta claudicación (aun sin el  Acuerdo); qué grave, qué grave todo ese silencio de Mons. Fellay. 

 Uno piensa en nuestros compañeros sacerdotes, en los buenos sacerdotes que todavía hay en la Fraternidad San Pío X: ¿Qué van a  hacer? ¿Qué van a hacer o seguir haciendo todos los padres buenos de la Fraternidad? Dios sabrá. Esperemos que el dilatar tanto una  decisión no produzca que terminen siendo “comidos” por el movimiento conciliar, por el movimiento mismo de las cosas, y que  finalmente se queden del mal lado, junto con Mons. Fellay y con aquellos que lo siguen. 

AVE MARÍA PURÍSIMA 

4Allí decía “cristiano” pero por lo que siempre aclaramos, para no confundir con las sectas protestantes, malamente llamadas “cristianas”, pusimos la palabra “católico”. 5Declaración conjunta con ocasión de la Conmemoración conjunta Católico–Luterana de la Reforma” (Lund, 31 de octubre de 2016) http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=27670 6Discurso de Francisco dado allí http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=27668